queridos reyes magos…

… necesito unas nuevas!!! | i need a new ones!!!


—–
En 1908, Marquis Mills Converse creó la empresa Converse Rubber Shoe, y en 1917 creó la llamada ALL STAR: una zapatilla compuesta por una suela de goma y una parte superior de tela, diseñada para la liga profesional de basket. Estas zapatillas originales eran de tres tipos: suela y tela negras, suela y tela blancas pero con una tira azul y roja, y una versión monocromática negra pero en cuero en vez de tela.

Pocos años después, Charles “Chuck” Taylor se incorporó a THE CONVERSE ALL STAR, un equipo de basket sponsorizado por la compañía. Chuck empezó a dar talleres en institutos y mientras enseñaba los fundamentos del basket, vendía zapatillas ALL STAR. También realizó importantes aportaciones al diseño, mejorando el soporte y la flexibilidad, e incorporando un parche para proteger los tobillos (donde se puso la estrella del logo), así que incorporaron su firma en la etiqueta. Pero no fue hasta 1949 cuando Converse incorporó la delantera de goma, los cordones, y la línea alrededor blanca, dando la imagen icónica de las clásicas CONVERSE.

En 1957 lanzó la Oxford, versión baja de la zapatilla que enseguida se empezó a producir en diversos colores… y como desaparecía el círculo con la estrella del tobillo, empezaron a añadir una pletina de goma trasera con donde se leía ALL★STAR (luego pusieron también CONVERSE).

En los sesenta, Converse comenzó a expandirse abriendo más fábricas… casi el 90% de los jugadores usaban, y empezaron a ser las favoritas de muchos grupos musicales y tribus urbanas. Tree Rollins fue el último jugador en usar las CONVERSE ALL STAR en la temporada 1979-1980 de la NBA, y modificó el diseño de Chuck Taylor cambiando el círculo con la estrella a los tobillos interiores. Pero el hecho de que tuvieran la suela de tela, hizo que se las clasificara como zapatillas o “playeras” y no como calzado deportivo (esto reducía también las tarifas de importación-exportación).

Mientras que Converse dominó las ventas de zapatillas desde los años veinte, en los setenta empezaron las dificultades por el lanzamiento de otras marcas y el descenso de beneficios. Las continuas deudas y sucesivas bancarrotas hicieron que Nike comprara la marca en 2003, y las zapatillas comenzaron a fabricarse en países como China, Vietnam e Indonesia.

Durante esta última década, Converse ha vuelto en un par de ocasiones al modelo original de Chuck Taylor, pero actualizando los materiales para que sean más ligeros.

Subscribe Scroll to Top